0
0
0
s2sdefault

Por Andrés Felipe Fonseca

Profesional en Ciencias del Deporte

Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales U.D.C.A.

Especial para Acord Bogotá

Los mejores recuerdos que tengo de mí infancia, es en los paseos. Estos que me llegan a la mente de algún modo u otro, pero tienen un detalle en común: el agua. Tal vez era allí, en ese espacio único donde se veía mi más sincera cara de felicidad, mi sentimiento de libertad y buen ocio. Fuera cual fuese, mi contacto con el agua siempre fue positivo. 

Las salidas de “olla al río”, la alquilada de la finca para fin de año con la familia y amigos, las largas caminatas en busca de cualquier foso donde pudiéramos -con mis hermanos, primos y amigos-, meter si quiera los pies; se convertían siempre en una aventura inigualable. Tantos momentos vividos se convirtieron en los mejores y más alegres recuerdos de mi infancia. Mis primeros ‘pinitos’ para el aprendizaje de algún tipo de habilidad dentro del agua. Al igual que para muchas otras personas, la enseñanza en mi persona fue principalmente impartida de manera empírica por algún familiar. 

De hecho, la tragada de agua era tan descomunal que estas clases pasaban a ser de algún tipo de enseñanza a un modo de supervivencia. Donde los manoteos (dar golpes al agua desaforadamente) aparecían autónomamente en la búsqueda de no seguir tragando agua, y para ese momento las carcajadas y burlas, aparecían de varias maneras. Al terminar esa jornada las palabras sabias de consuelo siempre resultaban ser las mismas: “chino, fresco, que así se aprende”. Y uno con la cara de ahogado e incompetencia apenas sonríe.

Estos fueron mis primeros ‘pasos’ en el mundo de la natación, al igual para muchas personas. A pesar de que se haya presentado de esa manera, mi primer contacto con el agua, al igual que para la mayoría de personas terminó siendo positivo. Pero para algún sinnúmero de personas, ese primer contacto con el agua terminaba siendo completamente negativo y para otros una desagradable experiencia para nunca recordar. Ahora bien, gracias a mi práctica como docente e instructor de natación, cuando observo el miedo que expresan los rostros de tantos -niños, adolescentes y hasta adultos-, en su primer día, de algún curso de natación impartido por mi persona o por algún otro docente. El factor común es observar en sus rostros gestos de angustia e impotencia.

Estar dentro del agua para ellos es, el no poder controlar de manera autónoma su propia seguridad; convirtiéndose así, en un personaje temeroso el cual evidencia un afán de salir lo más pronto posible de ese medio específico (agua). En muchos casos, el temor es incontenido y expresado de tantas maneras, que se convierte en un cuadro macabro y desconcertante. 

En mi ejercicio como docente y ante este panorama, debo hacer las preguntas de rigor, en busca del control de esa situación: ¿tuvo usted algún tipo de ahogamiento en algún momento? ¿Por qué presenta tanto pánico al contacto con el agua? ¿Por qué no se siente cómodo en ella? ¿Cuál es su percepción de alerta o peligro ante al agua? etc… Puesto que lo que ese individuo siente en ese momento, es provocado por una de estas tres clasificaciones, hidrofobia (miedo al agua injustificado), por una educación hidrofóbica (miedo al agua sin experiencias previas) o por un traumatismo vivido (miedo al agua por un intento de ahogamiento).

Esto lo indago principalmente con el fin de encontrar una explicación más real de lo que está sucediendo, enfocando mis conocimientos y así entender lo que este individuo siente en ese preciso momento.Mi querido lector, es importante buscar alguna respuesta a ello y máxime si el personaje no nos conoce. Lo fundamental aquí es buscar la empatía con el individuo desde el primer instante, ya que esta persona estará poniendo su vida en nuestras manos (profesores), y por ende, nosotros debemos tener todo el cuidado posible. 

Además, es primordial y fundamental, que se entienda y asuma con respeto, responsabilidad, cabeza fría y control positivo, más no invasivo de la situación. Es importantísimo comprender que se trabaja con un ser humano -con todo y fallas-, y no una con una máquina. La tarea nuestra de ser profesor, instructor o formador, -llámelo como usted desee hacerlo-, no es la de violentar la integridad del sujeto. No, debemos tener presente que cada una de las decisiones que tomemos, estando bajo nuestro cuidado una persona, le puede causar diversas reacciones y éstas tomarán diferentes caminos. 

Bueno, por ahora no es más; y espero que estas recomendaciones ayuden en algo. En próximas columnas, más consejos profesionales, en pos de formar buenos nadadores.

Mejía en Melbourne Jr.

19-01-2018

El tensita vallecaucano Nicolás Mejía es el primer colombiano en disputar el Abierto de Australia Junior. Por primera vez en la historia Colombia tendrá un representante en el Abierto de Australia Junior, luego que Nicolás Mejía (Colsanitas) asegurara un boleto directo en su condición de tenista top-10 en la clasificación juvenil de la ITF. Mejía, de 16 años y quien a inicios de enero logró su mejor ranking histórico (número 8 del mundo), se estrenará en el Grand Slam australiano ante el brasileño Matheus Pucinelli (31º), jugador al que enfrentó en 2017 en la Copa Barranquilla y fue superado en tres parciales (6-3, 5-7, 6-4). Su debut será el viernes en el segundo turno del Court 5 (9:00 pm hora de Colombia). Esta es la cuarta vez que Mejía disputa un torneo de esta envergadura en la ...

Leer más
Columnistas

¡Seis novenas estrenan estrategas!

Por Antonio Andraus BurgosPeriodista Acord Bogotá Medias Rojas, Mets, Nacionales, Piratas, Tigres y Yanquis, cambiaron de dirigentes para la contie...

Leer más

Lo que viene (2)

Por Iván Mejía ÁlvarezTomado de El Espectador Santa Fe y Júnior, dos protagonistas de la temporada pasada, tienen una nómina base con la que espera...

Leer más

Oscuro panorama 2018

Por Jorge Arturo MárquezPeriodista Acord Bogotá@elmundialista16 Para nadie es un secreto que este año el ‘deporte blanco’ tendrá una de sus peores ...

Leer más

Lo que viene (1)

Por Iván Mejía ÁlvarezTomado de El Espectador Este es el momento del año en que todos se sienten campeones. Hinchas, dirigencia y los mismos jugado...

Leer más

Buscando a Grant

Por Nicolás SamperTomado de futbolred.com La noticia no es gran cosa. El nombre al final es lo que termina siendo noticia: Martin Luther King Junio...

Leer más

De Armani y otros dioses de la portería

Por Antonio CasaleTomado de El Espectador Difícilmente se volverá a ver en Colombia una despedida como la que le regalaron los hinchas de Nacional ...

Leer más

100% criollo en la NASA

19-01-2018

Equipo netamente colombiano corre este fin de semana en regional del Campeonato NASA de Estados Unidos. El piloto colombiano Nicolás Castillo disputará este fin de semana la primera fecha del Campeonato...

Leer más

Bolívar, sí a los Juegos

19-01-2018

Acuerdo entre la Gobernación y Coldeportes para la financiación de obras y remodelación de escenarios, Bolívar sí hará los Juegos Nacionales 2019. Aunque en las últimas semanas se presentaron algunas diferencias...

Leer más

Calendario Oro y Paz

19-01-2018

Colombia realizará en febrero la Carrera Oro y Paz, una competencia que marcará historia del ciclismo nacional. La realización de la Carrera Colombia Oro y Paz constituye un hecho sin precedentes...

Leer más

Cumplió sueño olímpico

19-01-2018

El deportista Pedro Causil se convirtió en el primer patinador colombiano en cumplir el sueño olímpico. “Sería una maravilla llegar a ser el primer colombiano en estar en unos Juegos Olímpicos...

Leer más

A tercera en Melbourne

19-01-2018

La dupla integrada por Juan Sebastián Cabal y Robert Farah avanzó a la tercera ronda del Abierto de Australia, tras superar a Mektic y Peya. La dupla conformada por los tenistas...

Leer más

Eliminados en Sunrise

19-01-2018

Los tenistas colombianos Juan Manuel Benítez y Felipe Mantilla se despidieron en sencillos del ITF 15.000 de Sunrise, en Estados Unidos. El tenista colombiano Juan Benítez se despidió en primera ronda...

Leer más

audiosrcnradio

El Tiempo.com - Deportes

Noticias de Deportes en EL TIEMPO

ESPN.com

Latest TOP news from www.espn.com

Institucional

Rechazo de ACORD BOGOTÁ a medidas de la…

  COMUNICADO Rechazo de ACORD BOGOTÁ  a medidas de la Dimayor contra la prensa La Asociación de Periodistas Deportivos de Bogotá, ACORD BOGOTÁ, expresa su rechazo con relación a la medida tomada por...

Leer más

BOLETIN INFORMATIVO CON LA CONVOCATORIA …

BOLETIN INFORMATIVO   Bogotá D.C., 14 de febrero de 2017   Señor Presidente:   Como ya lo informó el señor presidente de ACORD Colombia, Carlos Julio Castellanos, anexamos la  resolución por  medio de la cual se...

Leer más

DOCUMENTOS INGRESO ACORD BOGOTÁ

1.  Carta solicitud firmada por el solicitante.    2.  Dos certificaciones debidamente firmadas por dos socios activos con antiguedad no menor a cinco años que estén a paz y salvó por todo...

Leer más

COMUNICADO A LOS PERIODISTAS ASOCIADOS E…

COMUNICADO A LOS PERIODISTAS ASOCIADOS EN ACORD COLOMBIA   Mediante gestión de ACORD Bogotá y ACORD Cundinamarca, con la anuencia del periodista Pablo García, director de Comunicaciones de Independiente Santafé, asociado de...

Leer más

BOLETÍN INFORMATIVO Nº 001

El Comité Ejecutivo de Acord Bogotá, quiere comunicarles que el plazo para el pago de la anualidad 2017 vence el 28 de febrero según nuestros estatutos.   Les informamos que según el...

Leer más

POLÍTICA DE TRATAMIENTO DE DATOS PERSONA…

    POLÍTICA DE TRATAMIENTO DE DATOS PERSONALES DE LA ASOCIACION COLOMBIANA DE PERIODISTAS Y LOCUTORES DEPORTIVOS DE BOGOTÁ ACORD BOGOTÁ 1. Identificación del Responsable del Tratamiento de la Información: LA ASOCIACION COLOMBIANA DE PERIODISTAS...

Leer más
0
0
0
s2sdefault

Por Andrés Felipe Fonseca

Profesional en Ciencias del Deporte

Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales U.D.C.A.

Especial para Acord Bogotá

Los mejores recuerdos que tengo de mí infancia, es en los paseos. Estos que me llegan a la mente de algún modo u otro, pero tienen un detalle en común: el agua. Tal vez era allí, en ese espacio único donde se veía mi más sincera cara de felicidad, mi sentimiento de libertad y buen ocio. Fuera cual fuese, mi contacto con el agua siempre fue positivo. 

Las salidas de “olla al río”, la alquilada de la finca para fin de año con la familia y amigos, las largas caminatas en busca de cualquier foso donde pudiéramos -con mis hermanos, primos y amigos-, meter si quiera los pies; se convertían siempre en una aventura inigualable. Tantos momentos vividos se convirtieron en los mejores y más alegres recuerdos de mi infancia. Mis primeros ‘pinitos’ para el aprendizaje de algún tipo de habilidad dentro del agua. Al igual que para muchas otras personas, la enseñanza en mi persona fue principalmente impartida de manera empírica por algún familiar. 

De hecho, la tragada de agua era tan descomunal que estas clases pasaban a ser de algún tipo de enseñanza a un modo de supervivencia. Donde los manoteos (dar golpes al agua desaforadamente) aparecían autónomamente en la búsqueda de no seguir tragando agua, y para ese momento las carcajadas y burlas, aparecían de varias maneras. Al terminar esa jornada las palabras sabias de consuelo siempre resultaban ser las mismas: “chino, fresco, que así se aprende”. Y uno con la cara de ahogado e incompetencia apenas sonríe.

Estos fueron mis primeros ‘pasos’ en el mundo de la natación, al igual para muchas personas. A pesar de que se haya presentado de esa manera, mi primer contacto con el agua, al igual que para la mayoría de personas terminó siendo positivo. Pero para algún sinnúmero de personas, ese primer contacto con el agua terminaba siendo completamente negativo y para otros una desagradable experiencia para nunca recordar. Ahora bien, gracias a mi práctica como docente e instructor de natación, cuando observo el miedo que expresan los rostros de tantos -niños, adolescentes y hasta adultos-, en su primer día, de algún curso de natación impartido por mi persona o por algún otro docente. El factor común es observar en sus rostros gestos de angustia e impotencia.

Estar dentro del agua para ellos es, el no poder controlar de manera autónoma su propia seguridad; convirtiéndose así, en un personaje temeroso el cual evidencia un afán de salir lo más pronto posible de ese medio específico (agua). En muchos casos, el temor es incontenido y expresado de tantas maneras, que se convierte en un cuadro macabro y desconcertante. 

En mi ejercicio como docente y ante este panorama, debo hacer las preguntas de rigor, en busca del control de esa situación: ¿tuvo usted algún tipo de ahogamiento en algún momento? ¿Por qué presenta tanto pánico al contacto con el agua? ¿Por qué no se siente cómodo en ella? ¿Cuál es su percepción de alerta o peligro ante al agua? etc… Puesto que lo que ese individuo siente en ese momento, es provocado por una de estas tres clasificaciones, hidrofobia (miedo al agua injustificado), por una educación hidrofóbica (miedo al agua sin experiencias previas) o por un traumatismo vivido (miedo al agua por un intento de ahogamiento).

Esto lo indago principalmente con el fin de encontrar una explicación más real de lo que está sucediendo, enfocando mis conocimientos y así entender lo que este individuo siente en ese preciso momento.Mi querido lector, es importante buscar alguna respuesta a ello y máxime si el personaje no nos conoce. Lo fundamental aquí es buscar la empatía con el individuo desde el primer instante, ya que esta persona estará poniendo su vida en nuestras manos (profesores), y por ende, nosotros debemos tener todo el cuidado posible. 

Además, es primordial y fundamental, que se entienda y asuma con respeto, responsabilidad, cabeza fría y control positivo, más no invasivo de la situación. Es importantísimo comprender que se trabaja con un ser humano -con todo y fallas-, y no una con una máquina. La tarea nuestra de ser profesor, instructor o formador, -llámelo como usted desee hacerlo-, no es la de violentar la integridad del sujeto. No, debemos tener presente que cada una de las decisiones que tomemos, estando bajo nuestro cuidado una persona, le puede causar diversas reacciones y éstas tomarán diferentes caminos. 

Bueno, por ahora no es más; y espero que estas recomendaciones ayuden en algo. En próximas columnas, más consejos profesionales, en pos de formar buenos nadadores.