En Memoria de Mike Forero Nougués

mikeforero

Ha fallecido un periodista íntegro: Mike Forero Nougués. Aparte de todos los cargos y honores recibidos, Mike fue presidente de Acord Bogotá y un colega solidario en todos los momentos: como el mejor homenaje profesional de sus amigos, compañeros y entidad, Acord Bogotá ha delegado en 4 socios que fueron su mano derecha en El Espectador, para que sean ellos de primera mano quienes plasmen literaria y periodísticamente lo que El Maestro nos deja como legado:

Rufino Acosta, Alberto Galvis, Antonio Andraus y Rafael Mendoza, nos hacen la mejor remembranza de MIKE FORERO NOUGUÉS.

Descanse en Paz.

DAVID CAÑON C.

 

 

Se nos fue don Mike

Por: Rufino Acosta Rodríguez

rufino acosta

Bueno se nos fue don Mike Forero Nougués, tranquilo y en paz, sin sufrimiento, como dijo su hijo Clemente.

Había nacido en Piedecuesta (21 de diciembre), hijo de Guillermo y Concha, hace 99 años y 6 meses. Pensé que llegaría al centenario, pero la voluntad Divina lo llamó un poco antes.

Fue un luchador insigne. Aún en condiciones adversas, después de una caída que hizo más difíciles sus últimos 4 años, nunca se rindió ni dejó de sonreír.

Alguien me preguntaba, cuando iba a visitarlo, que si me recordaba, si sabía quién era yo, y, como en otro pasaje de la vida, siempre respondía, no importa, porque yo sé quién es él.

Creo que alcancé a decirle en vida casi todo cuánto le agradecía por su amistad y sus enseñanzas. Tal vez me faltó poco.


Cuando lo saludé de despedida este 12 de junio de 2019, estaba como dormido, pero sentí que nos escuchaba. Le dije que era un ilustre garrotero y nunca dejaba de batallar.

Queda el enorme legado de su condición de excepcional periodista y la historia inagotable que plasmó en las páginas de El Espectador y otros medios como el antiguo Gráfico, Cromos y Esfera Deportiva.

Sé que el país lo apreciaba y va a lamentar su partida final. Creo que como yo o tal vez más, todos aquellos colegas que asistieron a su aula formativa en El Espectador, van a sentirla, al tiempo que rememoren su estampa de jefe riguroso y noble. Son bastantes y de todas las épocas.

Los deportistas le agradecerán por siempre la creación del concurso de El Deportista del Año de El Espectador en 1960. Al cabo de casi seis décadas, es el más acreditado y prestigioso en su campo.

De seguro que la moderna organización del clásico certamen lo sabrá enaltecer. Mike creció al lado de dos hermanos y una hermana, Guillermo, Santiago y Marion. Su padre, también periodista, fue andariego y eso lo heredó Mike, quien se definía como ciudadano del mundo. Estuvo en los seis continentes y de cada paso traía una lección o unas palabras nuevas.

Olímpicos, Mundiales y citas deportivas de todo orden figuraron en su agenda terrenal.

Estudio bacteriología en la Universidad de Filadelfia, estuvo vinculado a la enfermería de la Marina, y siempre recordaba con entusiasmo la manera como prefería departir con amigos de raza negra, a pesar de las fuertes restricciones raciales de la época. "Eran mis mejores amigos", decía con un toque de orgullo.

De aquella época solía evocar sus romances con el béisbol, como hincha de los célebres Filis.

En Colombia obtuvo el título de Licenciado en Educación Física en la Universidad Nacional, donde conoció a la joven bolivarense Alicia Pineda, con quien formó el hogar de tres hijos, Clemente, Norma y Patricia. Alicia se le adelantó en el último viaje hace diecisiete años.

Era el gran patriarca de la Forerada. Hace rato perdí la cuenta de su árbol familiar por lo amplio y frondoso.

Resultaria inevitable que se convirtiera en periodista. Lo traía en las venas. Antes había incursionado en cargos públicos, pero su vocación estaba por otro lado. Era cuestión de trámite.

Casi se va para Montería donde le ofrecían un empleo bien remunerado. Ya había escrito sus primeras notas y a finales de la década del 40 tomaba fuerza su pluma en distintas publicaciones.

Anticipo de la que sería una espléndida, fructífera y extensa carrera, que se aceleró cuando llegó a El Espectador de los Cano, y estableció una relación de amor eterno.

Más de 70 años en una travesía que llevó mucho más tiempo, le permitieron dejar huella como decano del periodismo deportivo de Colombia, sin la menor duda la pluma más aguda y talentosa.

Claro que Mike era un periodista en todo el ancho de la palabra. Por eso pudo incursionar en temas políticos, de poesía y literatura, historia y cuántas exigencias les impusiera el oficio.

Columnas como Aire Libre y Sermones Laicos -que heredó de su padre- y Caras y Caretas, quedan en el archivo de una producción inagotable y llena de rico contenido.Fue polémico, atrevido, cazador de batallas e incansable defensor del valor del hombre colombiano.

Apoyó a los llamados galeotes del futbol, se metió en conflictos duros y en alguna ocasión tuvo que salir protegido por cadetes de la Naval cuando hasta la policía se mostraba hostil. 

Al día siguiente titularia su nota de Aire Libre: "Uno que ha sido marinero..." Crítico de Adolfo Pedernera cuando tomó la selección de Colombia para el Mundial de Chile 1962, tampoco tuvo reservas para darse un abrazo con el técnico argentino en la mitad de la cancha de El Campín.

Apoyó el movimiento que le quitó el control del fútbol a la Asociación que tenía sede en Barranquilla, y eso le costó malquerencias perdurables. Creía que era tiempo de cambio.

Años más tarde, cuando por llamado del presidente Julio César Turbay, aceptó la dirección de Coldeportes, fue gestor del hoy monumental estadio Roberto Meléndez.

Al frente del organismo estatal, promulgó normas que protegían al jugador criollo frente a una ola extranjerizante y de nacionalizaciones al garete.

Nunca dejaba de evocar la aventura de 1964, cuando en un vuelo de 36 horas con escalas, acompañó a Colombia a los Juegos Olímpicos de Melbourne. Solía contar anécdotas de ese viaje.

En las carreteras del país fue el comandante de la famosa Chiva de El Espectador, que por espacio de largos años dejó la marca registrada al lado de los ciclistas que desde la época de Efraín el Zipa Forero empezaban a trazar el molde de lo que ahora es la leyenda de los escarabajos.

También pasó por la radio y le dio vida a La Polémica, que compartió con Miguel Zapata Restrepo y Humberto Jaimes Cañarete. 

Ya en sus cuarteles de invierno, ejerció la docencia en la universidad Santo Tomás, escribió sus Sermones Laicos y durante casi 15 años dejó oír sus punzantes comentarios en el programa radial de Acord Bogotá.

Se nos fue don Mike y desde luego hay un vacío, se siente la ausencia. Pero creo que sus ejemplos de virtudes, errores y aciertos, nos bastan para guardar su memoria en el cofre de las querencias imperecederas. Hasta luego don Mike. La leyenda sigue mientras usted descansa en paz.

 

 

Recuerdos imborrables de don Mike Forero Nougués

Por Alberto Galvis Ramírez

ALBERTO GALVIS

Son muchos los recuerdos que la historia de Colombia conserva de Mike Forero Nougués, porque su obra dejó una huella imborrable, como periodista y dirigente, que será preciso recordar por siempre.

Orgullosamente santandereano, más concretamente “garrotero de Piedecuesta”, pero, irremediablemente, ciudadano del mundo, como suelen ser los amantes del deporte, de las artes y del conocimiento universal, la historia de Mike Forero Nougués comenzó muchos años antes de nacer, cuando su padre, el médico Guillermo Forero Franco, organizó, en 1899, la primera competencia de ciclismo en Colombia, entre Bucaramanga y Piedecuesta. Por eso, la afición por el deporte la tenía en sus genes, al nacer el 21 de diciembre de 1919, y la desarrolló como una de sus grandes prioridades, porque enfocó sus estudios, en 1937, en una profesión que parecía no tener futuro, la educación física, cursada en una entidad pública, que tampoco vislumbraba una larga vida, llamada Instituto Nacional de Educación Física, Inef, perteneciente a la Universidad Nacional, del cual se graduó en la primera promoción, en 1939.

Desde entonces, su pasión por el deporte le marcó un largo sendero, que lo impulsó a incursionar en todos los estamentos comprometidos en el posteriormente denominado Sistema Nacional del Deporte: como periodista, como dirigente del Comité Olímpico Colombiano y como director de Coldeportes, siempre enfocado en crear, en innovar, en proponer, en tener protagonismo para aportar soluciones a los problemas, ante las urgencias de un deporte que en esos primeros años tenía poca importancia para el alto gobierno.

En 1946, Mike Forero Nougués, ya reconocido periodista deportivo, fue elegido como segundo vicepresidente del Comité Olímpico Colombiano, presidido por el arquitecto Humberto Chica Pinzón, entidad que tenía el compromiso de realizar en Barranquilla, los V Juegos Centroamericanos y del Caribe. El grupo era complementado por Jorge Garcés, como primer vicepresidente; monseñor Carlos Alberto Rodríguez Plata, en calidad de tesorero; el ajedrecista Miguel Cuéllar Gacharná, quien era el secretario; el licenciado Alberto Gómez Moreno, como vocal, y José Antonio Bonett, quien se desempeñaba como Revisor Fiscal.

A partir del año siguiente se consolidaron las tímidas secciones deportivas en los diarios colombianos, con el nacimiento del campeonato profesional de fútbol, y en 1951, con la creación de la Vuelta a Colombia en Bicicleta, certámenes que obligaron a una mayor atención de los medios de comunicación colombianos de entonces, que en los siguientes años quedaron inmersos en la maraña de la violencia partidista y en la dictadura del General Rojas Pinilla.

En 1952, Colombia no pudo participar en los Juegos Olímpicos de Helsinki, Finlandia, por ausencia de apoyo del gobierno. Se detenía así la corta historia olímpica colombiana, que no vislumbraba un mejor futuro en los años siguientes, porque la crisis política, la violencia y la escasez económica permitían mirar solo hacia las angustias sociales de los colombianos, y no hacia el juego y el deporte, considerados de poca monta.

Y fue Mike Forero Nougués, quien tomó la iniciativa de impulsar la idea del regreso de nuestro país a los Juegos Olímpicos, los de 1956, en Melbourne, Australia, por medio de una colecta, que al principio fue vista con desdén y después, gracias a su insistencia desde las páginas deportivas del diario El Espectador, fue creciendo y creciendo, hasta convertirse en una oleada imparable, que terminó con éxito. Colombia, gracias a su perseverancia, pudo recaudar los dineros suficientes para regresar a los Olímpicos, en 1956, y no faltar nunca más a esta cita, en la cual nuestros deportistas han logrado importantes resultados y nuestro país, un reconocimiento en el concierto internacional.

Con el relativo crecimiento del deporte colombiano de entonces, los espacios en los medios de comunicación fueron creciendo, gracias también al entusiasmo que generaba una pluma ágil, inteligente y fresca, como la de Mike Forero Nougués, quien se hizo conocido por su habilidad para retratar en finos, pulidos y elegantes reportajes y crónicas, las rutinas de unos jóvenes y sencillos compatriotas, que luchaban, en medio de las más grandes limitaciones, por destacarse en los escenarios deportivos del mundo.

Por esos jóvenes, por los dirigentes que sacrificaban sus tiempos de descanso; por los empíricos entrenadores que se sacrificaban por ellos, a veces de manera honoraria: y por la afición que crecía día a día, Mike Forero Nougués creó, en 1960, El Deportista del Año El Espectador, primero en su género en Colombia, que desde entonces reconoce, cada año, a los más importantes valores de nuestro deporte y los exalta en una ceremonia especial.

Ajeno a la política llegan para Mike Forero los más serenos años setenta, en los cuales era reconocido como el periodista deportivo más emblemático de Colombia, tan importante, que en 1978, el presidente de la República, Julio César Turbay Ayala, lo invita a ser el nuevo director de Coldeportes. Luego de pensarlo mucho, porque debía abandonar por unos años la pasión de su vida, Mike Forero acepta y durante ese cuatrienio desempeña las labores al frente de la agencia estatal para el deporte colombiano, con resultados tan importantes, como el haber logrado organizar en 1980, en Neiva, los mejores Juegos Nacionales hasta entonces –colmados de incertidumbres e interrupciones constantes- y marcar un estilo que se impuso en el futuro de nuestro certamen múltiple, que se realizaría de ahí en adelante, de manera ininterrumpida, cada cuatro años.

Después, Mike Forero Nougués regresaría a El Espectador, como asesor, no solo en materia deportiva, sino en general, una especie de consejero editorial del diario de los Cano, contribución que coadyuvó a que el periódico se reafirmara en su calidad, autonomía e independencia, con el costo que esto implicó, representado en el asesinato de su director, Guillermo Cano Isaza; en la bomba que explotó en 1999, por cuenta del narcotráfico, y en la clausura y posterior regreso como una tribuna libre del pensamiento colombiano. Y ahí estuvo siempre Mike Forero Nougués, para hablarles al oído a los herederos de Guillermo Cano, hasta su retiro físico definitivo, en 1988, por los cambios decretados por la nueva administración del diario bogotano.

Sin embargo, aún lejos del tableteo de las salas de redacción, del goteo de la tinta cuando plasma en el papel historias inolvidables; del estrés propio de la noticia; del oficio de espectador y relator del deporte colombiano, desde el fragor de las propias arenas; del fenómeno social por excelencia, como es el olimpismo, y, en general, del maravilloso mundo del periodismo y del deporte, Mike Forero Nougués siguió siendo fiel a su pasión, al aceptar la invitación a formar parte de la Academia Olímpica Colombiana, a la cual se vinculó casi desde su fundación, en 1993, hasta hoy. Y aunque en los últimos años estuvo ausente de las reuniones, su espíritu olímpico pareció iluminar las sesiones de una entidad que lucha, como lo hizo él, durante su larga y fructífera vida, por preservar los principios y valores del deporte, del periodismo y del olimpismo.

Por ese talante, plasmado en tantas ejecutorias en bien del deporte olímpico colombiano, en el año 2015, Mike Forero Nougués recibió el Premio Altius a la Vida y Obra, entregado por el Comité Olímpico Colombiano.

La obra periodística de Mike Forero Nougués es la más abundante de cualquier periodista deportivo colombiano, porque comprende crónicas y reportajes publicados en El Espectador durante más de 50 años. Igualmente escribió un libro, que es punto de referencia, especialmente de los educadores físicos colombianos. Se trata de Historia de tres mundos: cuerpo, cultura y movimiento, reflexiones de cultura física, editado por la Universidad de Santo Tomás, de Bogotá.

En lo personal coincidí con don Mike Forero Nougués durante toda mi carrera en medios de comunicación, primero en Vanguardia Liberal, de Bucaramanga, y luego en El Espectador, en el cual recibí su influencia directa en la cotidianidad de la información y en la asesoría de la investigación que adelanté, con ocasión de los 100 años del periódico, que fue el nacimiento de mi vocación por la historia y dio pie a la publicación de mi primer libro, Laureles, presentado el 6 de noviembre de 1988, en homenaje a los 20 años de Coldeportes, en el cual el Maestro escribió el prólogo.

Puedo dar fe de que Mike Forero Nougués vivió la vida como se le antojó: fue un andariego, como su padre; un bohemio, como solíamos ser los periodistas de la vieja guardia, y un innovador, especialmente en el tema de la crónica y el reportaje, a la que le imprimía un sello personal característico, el de un librepensador, esclavo sólo de su propia libertad. De Mike Forero se sabía cuándo comenzaba alguna aventura, pero no cuando terminaba, como ocurría usualmente en los cubrimientos de las vueltas a Colombia, porque intempestivamente desaparecía de la carrera y volvía a ella dos o tres días después.

Un punto para terminar, por ahora, estos retazos de recuerdos, era su arraigo por su patria chica. Mike Forero se creía, y en efecto era, ciudadano del mundo, porque conocía países de los cinco continentes, más desarrollados que Colombia. Pero a pesar de ese largo recorrido por maravillosas y mágicas tierras, no se emocionaba tanto como cuando cruzaba la frontera de Santander. Muchas veces descendía del vehículo en el cual viajaba, y se arrodillaba y besaba el suelo de Santander, como una demostración del amor por una tierra que también lo quiso y lo reconoció como uno de los grandes.

 

 

Adiós al gran Maestro

Por Rafael Mendoza

RAFAELMENDOZA

Se nos fue esta semana don Mike Forero Nougués, el primer periodista deportivo de los medios escritos, el maestro que a través de El Espectador señaló el camino a quienes nos dedicamos a contar lo que ocurre en este mundo fascinante de las pistas, los coliseos, las calles s y los estadios.

Muy joven llegó al periódico de los Cano en una época en la que el deporte no tenía divulgación en los medios escritos, por allá en la década del 40 en la que las carreras de caballos y las tardes de toros eran las únicas actividades físicas que se reseñaban. Y poco a poco comenzó a publicar en un rincón de cualquier página notas aisladas sobre los torneos de tenis o las pruebas de atletismo que practicaban en ese entonces algunos jóvenes de las clases altas que las habían aprendido en Europa o en Norteamérica.

Y lentamente, con la llegada de los torneos de fútbol y con la primera Vuelta a Colombia en el año 51, creó las página deportivas que desde entonces se volvieron necesarias en todos los medios y poco a poco fueron llegando periodistas que se iban especializando en el fútbol, en el boxeo y en el béisbol. Con el estilo de don Mike las gentes se fueron apasionando por los equipos y las delegaciones nacionales y lentamente se fue creando esa gran carpa que hoy tiene el deporte.

Gozaba intensamente con el deporte y para aumentar su acogida don Mike ideaba formas de promocionarlo. En una Vuelta a Colombia montó en el campero de El Espectador una chiva, vivita y coleando. En la llegada de las etapas era tanta la gente que iba a ver a los ciclistas como la que se arremolinaba alrededor del carro de El Espectador para ver a la el no muy perfumado animalito. Desde entonces los vehículos del periódico se volvieron “chivas” y de allí se pasó a darle a la primicia noticiosa el mismo nombre. Esa chispa que brotaba de este piedecuestano, con pasaporte del mundo, saltaba en las páginas que él dirigía.

Como dirigente deportivo también fue un pionero pues dirigió la Secretaría del Deporte que antecedió a Coldeportes y más tarde, cuando llegó a la dirección del Instituto, hizo realidad su anhelo de dar oportunidad a los futbolistas colombianos a los que llamaba “galeotes”, relegados por la ola de extranjeros que contrataban los dirigentes, al aumentar su número en la cancha de cuatro a seis.

¡Cómo nos duele la partida de este señor señor, de maneras y aficiones inglesas pero metido hasta la médula en el corazón del deporte colombiano!

 

 

¡Adiós al jefe, al maestro, al amigo y al colega!

POR ANTONIO ANDRAUS BURGOS

ANTONIO ANDRAUS

El aroma de la picadura Dunhill, se esparcía por toda la redacción … era la señal inequívoca que el licenciado Mike Forero-Nougués, ya estaba en su escritorio, aspirando su pipa londinense… y seguidamente, el tinto de manos de doña Aurita, bien combinado con algo que saboreaba con gusto, cuando apenas despuntaba el día.

Bacteriólogo de profesión, con título obtenido en Filadelfia, Estados Unidos, y licenciado en Educación Física por convicción, grado otorgado por la Universidad Nacional, Mike se preparó, desde muy joven, para ser un verdadero maestro del periodismo, cuya tarea era enaltecer al deportista colombiano, defendiéndolo a lo largo y ancho del país, exponiendo sus tesis con sólidos argumentos y demostrando que nuestros atletas lo tenían todo para triunfar, que lo que les hacía falta era apoyo y verdaderos instructores, que la calidad de esos ‘’embajadores’’ colombianos por el mundo a través de las disciplinas deportivas, ‘’se dan como la verdolaga’’.

Defendió a capa y espada sus propuestas, y si estaba errado, como ser humano, lo aceptaba; pero no se inclinaba cuando se trataba de defender sus principios, éticos y morales, con cuyo don de gentes, dejó una huella imborrable entre quienes, afortunadamente y por muchos años, fuimos sus discípulos, y más adelante, sus colegas y amigos, hasta el día de su partida.

Partió tranquilamente, como lo expresó su hijo, Clemente Forero Pineda, en las cercanías de la noche de este pasado miércoles 12 de junio, cuando caminaba raudo al centenario de su existencia, apagándose a los 99 años y unos meses más de vida, por una afección pulmonar que finalmente, pese a los esfuerzos de los facultativos, no pudo superar.

Sus amigos, que con frecuencia lo visitábamos en los últimos años, meses y días, lo veíamos con una fortaleza que nos hacía presumir de que llegaría al centenario de su existencia; pero la decisión de la vida estaba en otras manos, en las del Creador.

‘’Ciudadano del mundo’’

Nacido en Piedecuesta, Santander, del hogar de Guillermo y Concha, y hermano de Marion, Luis Guillermo y Santiago (Jimmy), Mike fue un ‘’ciudadano del mundo’’, porque sentía como propia a Madrid, España; a Londres, Inglaterra; a Lima, Perú, y desde luego, a las tierras que lo vio nacer, sin dejar de pensar en las calles de Cartagena o de Santa Marta, en donde, decía él, ‘’me siento a gusto’’.

Trasegó por los seis continentes, ‘’como un ciudadano amante del deporte olímpico’’, con paso de vencedor, desde los Juegos Olímpicos de Melbourne, en Australia, en 1956; los Olímpicos de Roma, Italia, en 1960; los de 1964, en Tokio, Japón; los de 1968, en Ciudad de México, México; los de 1972, en Munich, Alemania, cuando vio triunfar a Helmuth Bellingrodt, con su medalla de plata en tiro al jabalí, y a los boxeadores Clemente Rojas y Alfonso Pérez, con las medallas de bronce en sus categorías, los tres primeros atletas colombianos en conquistar preseas en la gran cita deportiva; hasta los de 1976, en Montreal, Canadá.

Y para qué contar Juegos Panamericanos, como los de Cali en 1971; Juegos Centroamericanos y del Caribe, como de los de 1946 en Barranquilla, cuando hacía parte del Comité Olímpico Colombiano, en calidad de vicepresidente; Juegos Bolivarianos, como los de 1973, en Ciudad de Panamá, en donde gozó hasta más no poder, por el triunfo colombiano en béisbol sobre Venezuela, algo que nunca antes había logrado el país; y tantos otros eventos, como la pelea por el título mundial del peso welter-ligero entre el colombiano y monarca de la categoría, Antonio Cervantes ‘’Kid Pambelé’’, y Chang Kill Lee, de Corea del Sur, en Cartagena, en 1974.

Fue el precursor de la Vuelta de la Juventud Colombiana en ciclismo; el más ferviente defensor en su época, de las Vueltas a Colombia, a cuya competencia concurrió en más de dos décadas de manera consecutiva, en su famosa ‘’Chiva’’ de EL ESPECTADOR, que no era otra cosa que los jeeps que para esos años prestaban servicios a los periodistas de la casa editorial de los Cano; los famosos rally por Colombia, los Juegos Intercolegiados, los campeonatos de baloncesto, los torneos de categorías menores en el fútbol, los Mundialitos de Fútbol que se desarrollaban a la par con los Campeonatos del Mundo, con equipos integrados con menores de edad de los colegios bogotanos; en fin, tantos otros certámenes por el bien del deporte colombiano.

Don Guillermo y don Mike

Las puertas que se le abrieron de par en par para ejercer el noble oficio del periodismo, con sentido humano y mucha responsabilidad, fueron las del EL ESPECTADOR.

De la mano de don Gabriel Cano Villegas, creó lo que siempre se conoció ‘’como la república independiente de los deportes’’, con el apoyo irrestricto de su jefe pero más que todo, de su amigo, don Guillermo Cano Isaza, cuya amistad y colegaje se prolongó hasta aquella aciaga noche del 17 de diciembre de 1986, en que fue vilmente asesinado el director de siempre del matutino.

Llegó por esas casualidades de la vida a EL ESPECTADOR. Surgió de una propuesta que le hiciera don Guillermo a don Mike cuando, durante una entrevista, de aquel joven periodista Cano al veterano Forero-Nougués, para entonces, jefe nacional de Educación Física, para que dejara los fríos escritorios de la burocracia para convertirse en periodista de tiempo completo en la redacción del vespertino más leído y respetado de la época en Bogotá.

Era Carlos Arturo Rueda Calderón, el ‘’Colorado’’ Rueda, el hombre de los deportes en EL ESPECTADOR, y con la llegada de don Mike, la sección creció de una manera vertiginosa, diríamos exponencialmente.

Con el transcurrir de los días, Forero-Nougués hizo amistad con hombres de la talla intelectual de Eduardo Zalamea, el famoso Ulises; de Alvaro Pachón de La Torre, Gonzalo González (GOG), Alberto Galindo, José Salgar, Darío Bautista, Luis Augusto De Castro, y desde luego, con Gabriel García Márquez (Gabito), y pasó a comandar la sección deportiva de EL ESPECTADOR, cuando terminaba su era como periódico vespertino y alzaba vuelo como matutino.

Durante su permanencia ‘’en el mejor periódico del mundo’’, al decir de García Márquez, Mike trabajó por y para el bien del deporte colombiano; pero además, tuvo tareas especiales para hacer crónicas y reportajes, y como si fuese poco, el cubrimiento de sesiones del Congreso de la República, en tiempos difíciles de la política nacional, en los años 50; o la visita del presidente de los Estados Unidos, John Kennedy con su esposa Jacqueline, a la capital de la República, en diciembre de 1961, entre otras muchas tareas que le encomendaban.

Aire Libre, la columna que semanalmente escribía para la sección deportiva, se constituyó en punto de referencia, de controversia y pauta para el periodismo deportivo de la época, con notas sobre los temas que consideraba de interés, o por causas o denuncias que, sin miedo y sin temor, afrontaba desde su esquina periodística. Y más tarde, los Sermones Laicos, columna que acogía el nombre de una que escribió su padre, Guillermo, un diplomático y periodista destacado por aquellos años, en las cuales expresaba su pensamiento político, cultural, deportivo o sobre cualquier tema de interés.

Ejecuciones admirables

Creador del programa la Polémica en los Deportes, por Caracol Radio, conjuntamente con Miguel Zapata Restrepo y Humberto Jaimes Cañarete, Mike se entregó apasionadamente en defensa del deporte nacional, como lo confirmó años más tarde desde la dirección de Coldeportes, entre 1978 y 1982, sosteniendo ‘’que nuestros deportistas superan con creces a la personalidad y capacidad de nuestros dirigentes’’, al ser acérrimo opositor a la nacionalización de futbolistas extranjeros, especialmente los argentinos, ‘’cuando en Colombia, seguramente se dará el Pelé criollo un día cualquiera, bien surgido de la Costa Caribe, bien de la Costa Pacífica’’.

De esa tribuna radial periodística surgió el apoyo para cambiar la sede de la Asociación Colombiana de Fútbol de Barranquilla a Bogotá, como efectivamente ocurrió poco después, lo que le granjeó no poca antipatía de la crónica deportiva de la capital del Atlántico y de la propia afición de la Arenosa, que nunca se superaron; o encarar al técnico argentino, Adolfo Pedernera, como el orientador del seleccionado nacional, a quien consideraba un estratega de galería pero sin verdaderos conocimientos para engendrar semillas para el futuro del balompié colombiano, entre muchas de las grandes polémicas de esos años.

Después, desde la dirección de Coldeportes, afrontó la férrea oposición y crítica de sus colegas, cuando decidió disminuir la presencia del número de futbolistas foráneos en los clubes profesionales a cambio de la presencia de más talentos jóvenes colombianos en las canchas del país. El tiempo, le dio la razón: el futbolista colombiano ha demostrado ser igual o mejor que muchos extranjeros. La prueba es fehaciente e incontrovertible con todo lo que han hecho los nuestros en las canchas nacionales e internacionales.

Denodadamente y contra viento y marea, hizo cumplir la palabra empeñada del presidente Julio César Turbay Ayala, de construir el majestuoso estadio Metropolitano ‘’Roberto Meléndez’’ de Barranquilla, escenario deportivo que es hoy día la Casa de la Selección de Colombia, en otra de sus admirables ejecuciones por este mundo.

Un imborrable legado

Fundó la revista más cotizada de los años en las carreras de caballo, La Meta, con el cronista español Mariano San Ildefonso, en donde hacían de redactores nada más y nada menos que Guillermo ‘’El Mago’’ Dávila, Gonzalo González (GOG), Guillermo Lanao, Enrique Alvarado, el chileno Alberto Bode y Oscar Ramírez, quien firmaba con el seudónimo Oro, entre otros.

Una anécdota de los cronistas de esa gran época de las carreras de caballos, se cita esta con demasiada frecuencia, de boca del ‘’El Mago’’ Dávila: ‘’Mike Forero era el hombre que conocía cien razones para explicar periodísticamente por qué los últimos caballos habían sido los primeros’’.

Director y fundador de la afamada revista, Esfera Deportiva, Mike reclutó a jóvenes periodistas como Rufino Acosta y Pablo Augusto Torres, para disparar entre los seguidores al deporte, cualquiera que fuese, pero en especial del fútbol, la lectura en un medio que difundiera, sin permiso de nadie pero con licencia para decir lo bueno o lo malo, todo lo que acontecía al rededor del balompié colombiano.

Socio fundador del Círculo de Periodistas de Bogotá (CPB), de cuya junta directiva fue miembro en más de una ocasión y presidente del Círculo de Periodistas Deportivos de Bogotá (ACORD BOGOTÁ) en un período, en cuyo programa radial participó hasta hace pocos menos de un lustro; fue miembro de la Academia Olímpica Colombiana y uno de sus más entusiastas socios en cada Tertulia en que participaba.

Mike fue un defensor a ultranza de la libertad de prensa, la misma que concedía a sus inmediatos colaboradores, a los que respaldaba para que escribieran siempre solo la verdad y nada más que la verdad, por encima de cualquiera otra consideración.

Con los atletas

Admirador de Delio ‘’Maravilla’’ Gamboa, de Efraín ‘’Caimán’’ Sánchez, de Carlos Arango, del ‘’Pibe’’ Valderrama, por citar a unos pocos en el fútbol; de ‘’Cochise’’ Rodríguez, en el ciclismo; de Helmulth Bellingrodt, en el tiro, y de Pambelé, en el boxeo, Mike fue un constante animador de los atletas nacionales, por la valentía con que encaraban los retos y por la forma en que surgían de manera espontánea, en muchas ocasiones, con sólo la ayuda de sus verdaderas capacidades competitivas.

Creador del indiscutido premio DEPORTISTA DEL AÑO de EL ESPECTADOR desde 1960, por el cual anualmente y desde ese año, se exaltan a los mejores atletas del país, Mike consideró un deber ineludible hacerle el merecido reconocimiento a los grandes deportistas. Y desde entonces, es el premio más apetecido del deporte colombiano.

No podemos terminar de contar la historia de este roble de casi un centenario de vida, como lo fue Mike Forero-Nougués, sin citar lo que él siempre anhelo: ‘’Moriré tranquilo cuando Colombia derrote a Argentina en fútbol… el cinco a cero… fue más que suficiente…’’

Sin duda alguna, deja un legado imborrable para el periodismo y para el deporte nacional.

Cumpliendo los principios

Sembró un árbol, al lado derecho de la entrada principal del edificio de EL ESPECTADOR en la avenida 68, cuyas raíces fueron arrancadas al salir de las manos de la Familia Cano el edificio del matutino, que cuidadosamente trajo desde Montreal, Canada, obsequiado por la organización de los Juegos Olímpicos, en 1976, la cual fue, por cierto, su última asistencia a la gran cita deportiva del mundo.

También escribió un libro, Historia de tres mundos, plasmando en él, los conocimientos y reflexiones sobre la cultura física, que abrazaba desde cuando decidió estudiar el cuerpo y sus movimientos, a través de la educación física, base fundamental de su primaria y principal formación deportiva.

Y tuvo tres hijos, en vez de uno, tal como reza el adagio, de la unión con doña Alicia Pineda, la caribeña que fue su compañera de estudios en la Universidad Nacional en la licenciatura de Educación Física y, más adelante su esposa, quien se le adelantó por el paso por este mundo, hará unos 17 años.

Clemente, Norma y Patricia, son los tres hijos de Mike y Alicia, de cuyo linaje hay descendencia con nietos y bisnietos, en Europa y América.

Mike Forero-Nougués, todo un periodista, maestro de maestros, de excelsas cualidades humanas y profesionales. Quienes compartimos con él muy de cerca, por muchos años por cierto, sabemos que su legado es inolvidable. ¡ Adiós al jefe, al maestro, al amigo y al colega!

  

En Memoria de Mike Forero Nougués

18-06-2019

En Memoria de Mike Forero Nougués Ha fallecido un periodista íntegro: Mike Forero Nougués. Aparte de todos los cargos y honores recibidos, Mike fue presidente de Acord Bogotá y un colega solidario en todos los momentos: como el mejor homenaje profesional de sus amigos, compañeros y entidad, Acord Bogotá ha delegado en 4 socios que fueron su mano derecha en El Espectador, para que sean ellos de primera mano quienes plasmen literaria y periodísticamente lo que El Maestro nos deja como legado: Rufino Acosta, Alberto Galvis, Antonio Andraus y Rafael Mendoza, nos hacen la mejor remembranza de MIKE FORERO NOUGUÉS. Descanse en Paz. DAVID CAÑON C.     Se nos fue don Mike Por: Rufino Acosta Rodríguez Bueno se nos fue don Mike Forero Nougués, tranquilo y en paz, sin...

Leer más
Columnistas

Adiós al gran Maestro

Adiós al gran Maestro Por Rafael Mendoza Se nos fue esta semana don Mike Forero Nougués, el primer periodista deportivo de los medios escritos, ...

Leer más

¡Adiós al jefe, al maestro, al amigo y al colega…

¡Adiós al jefe, al maestro, al amigo y al colega!   POR ANTONIO ANDRAUS BURGOS El aroma de la picadura Dunhill, se esparcía por toda la...

Leer más

Recuerdos imborrables de don Mike Forero Nougués

Recuerdos imborrables de don Mike Forero Nougués Por Alberto Galvis Ramírez   Son muchos los recuerdos que la historia de Colombia conserv...

Leer más

Se nos fue don Mike

Se nos fue don Mike Por: Rufino Acosta Rodriguez     Bueno se nos fue don Mike Forero Nougués, tranquilo y en paz, sin sufrimiento, c...

Leer más

MINISTERIO O DEPARTAMENTO ADMINISTRATIVO. ¿CAMBIA…

  Hoy he querido tocar un asunto que ha vuelto a tomar relevancia en Colombia, después de que la comisión primera de la cámara diera el aval ...

Leer más

¿Repetirán los Medias Rojas de Boston?

Las apuestas, antes de iniciarse la temporada, señalan que sí. Pero otra cosa pueden decidir los Astros de Houston; los Indios de Cleveland; los Atl...

Leer más

Más leídos

¿Le gusta la nueva camiseta de la Selección Colombia?

Primer oro para Colombia en el Surameric…

24-05-2019

Foto: Correcaminos de Colombia   Carolina Tabares Guerrero, integrante del Equipo Porvenir, le entregó a Colombia la primera medalla de oro en el desarrollo del Campeonato Suramericano de Atletismo, que se realiza...

Leer más

Selección Colombia de Natación Artíst…

24-05-2019

  Foto: COC   Del 24 al 26 de mayo se llevará a cabo la VI Serie Mundial de Natación Artística, en Greensboro, Estados Unidos, competencia organizada por la Federación Internacional de Natación, FINA. La representación...

Leer más

Daniel Muñoz buscará el bronce en Copa…

24-05-2019

Foto: COC   El próximo sábado 25 de mayo, el colombiano Daniel Muñoz disputará la medalla de bronce del arco compuesto individual, en la tercera parada de la Copa Mundo de Antalya...

Leer más

Selección Colombia debutó con victoria…

24-05-2019

  Foto- FIFA.   La Selección Colombia Sub- 20 debutó en el Mundial de Polonia con victoria frente al conjunto local, en partido que ganaron nuestros representantes 2 -0 en el estadio Stadion...

Leer más

Miguel Ángel Rodríguez pasó a cuartos…

24-05-2019

Foto – @BritOpenSquash   El squashista colombiano Miguel Ángel Rodríguez clasificó a los cuartos de final, en una nueva jornada del British Open Squash Championships, tras vencer a César Salazar. En el encuentro, que duró...

Leer más

audiosrcnradio

El Tiempo.com - Deportes

20 Julio 2019

Noticias de Deportes en EL TIEMPO

ESPN.com

20 Julio 2019

Latest TOP news from www.espn.com

56521565 427104784783969 5446411134288527360 n

Institucional

Rechazo de ACORD BOGOTÁ a medidas de l…

  COMUNICADO Rechazo de ACORD BOGOTÁ  a medidas de la Dimayor contra la prensa La Asociación de Periodistas Deportivos de Bogotá, ACORD BOGOTÁ, expresa su rechazo con relación a la medida tomada por...

Leer más

BOLETIN INFORMATIVO CON LA CONVOCATORIA …

BOLETIN INFORMATIVO   Bogotá D.C., 14 de febrero de 2017   Señor Presidente:   Como ya lo informó el señor presidente de ACORD Colombia, Carlos Julio Castellanos, anexamos la  resolución por  medio de la cual se...

Leer más

DOCUMENTOS INGRESO ACORD BOGOTÁ

1.  Carta solicitud firmada por el solicitante.    2.  Dos certificaciones debidamente firmadas por dos socios activos con antiguedad no menor a cinco años que estén a paz y salvó por todo...

Leer más

COMUNICADO A LOS PERIODISTAS ASOCIADOS E…

COMUNICADO A LOS PERIODISTAS ASOCIADOS EN ACORD COLOMBIA   Mediante gestión de ACORD Bogotá y ACORD Cundinamarca, con la anuencia del periodista Pablo García, director de Comunicaciones de Independiente Santafé, asociado de...

Leer más

BOLETÍN INFORMATIVO Nº 001

El Comité Ejecutivo de Acord Bogotá, quiere comunicarles que el plazo para el pago de la anualidad 2017 vence el 28 de febrero según nuestros estatutos.   Les informamos que según el...

Leer más

POLÍTICA DE TRATAMIENTO DE DATOS PERSON…

    POLÍTICA DE TRATAMIENTO DE DATOS PERSONALES DE LA ASOCIACION COLOMBIANA DE PERIODISTAS Y LOCUTORES DEPORTIVOS DE BOGOTÁ ACORD BOGOTÁ 1. Identificación del Responsable del Tratamiento de la Información: LA ASOCIACION COLOMBIANA DE PERIODISTAS...

Leer más

56830040 389182078590148 6702704195243343872 n