davidcaÑON

POR : DAVID CAÑON

 

“No es necesario mentir; únicamente se necesita omitir”. Esta fue una de las tantas frases dejadas a la consideración de sus escuchas por parte del MAESTRO JAVIER DARIO RESTREPO en una de las tantas charlas que dictó sobre la ética en el periodismo y que permanentemente machacaba con su proverbial generosidad.

La mayor preocupación en los últimos tiempos, no solamente para el periodismo sino para la sociedad en general ha sido la interpretación y aplicación de ética. Según Javier Darío la ética es un llamado a la excelencia; las decisiones éticas son personales y la ética se construye intercambiando criterios, porque nadie es perfecto, veraz ni ético. Como el hombre es alguien que quiere siempre treparse sobre sí mismo, es necesario construirse todos los días.

 

javierdariorestrepo

FOTO: EL TIEMPO

 

El escritor Walter Percy dice que ésta no es la edad del esclarecimiento

, sino la edad de no saber qué hacer. Llama a ésta cita un aforismo propio para nuestra edad y añade: Con mayor frecuencia los políticos, científicos, médicos, dirigentes de negocios, ciudadanos comunes y ministros, se encuentran en situaciones donde realmente no saben qué hacer. Como resultado, la ética se ha convertido en una actividad en auge y el fracaso moral en un fenómeno regular de primera plana. La sabiduría convencional parece evidentemente inadecuada frente a nuestras situaciones ambientales, tecnológicas, políticas, económicas y sociales.

El carácter es básico para todas las decisiones éticas. Quien es usted, determina lo que usted hace; y a través de la historia, especialmente de la historia moderna, hemos visto como el carácter de personas que practicaron el deporte fueron soporte moral de las sociedades que afrontaron diversas dificultades. Aunque todos tenemos una idea de lo que queremos decir con el término carácter no es tan fácil de definir. El teólogo y sociólogo Stanle Hauervas describe el carácter como “la cualidad o determinación de nuestra propia fuerza, formada por nuestro tener ciertas intenciones en vez de otras “. William Wullimon lo llama “la orientación moral básica que da unidad, definición y dirección a nuestras vidas formando nuestros hábitos e intenciones en modelos significativos y predecibles que han sido determinados por nuestras convicciones dominantes. De acuerdo con Willimon el carácter se forma consciente e inconscientemente en una comunidad o en un marco social. Mas importante para la labor que tenemos en mano, sin embargo, es la necesidad de entender cómo se forma el carácter moral y como funciona en la vida ética del ciudadano. Lo que somos es el determinante último de lo que hacemos. Él dice que los individuos no se acercan a una opción moral objetivamente” más bien cada persona trae las disposiciones, experiencias, tradiciones, herencia y virtudes que él o ella ha cultivado. Estos hábitos del corazón se desarrollan desde las comunidades a las cuales pertenecemos: nuestra familia, nuestra iglesia, nuestras escuelas y nuestra sociedad.

Hacer una precisión sobre ética deportiva, me parece que está fuera de contexto, por cuanto el ser humano debe actuar como tal en cualquiera de los ámbitos donde se desenvuelva. Una persona no puede actuar éticamente como practicante del deporte y no serlo como médico, abogado, periodista etc. simplemente es o no es. Por lo mismo considero que los códigos que se elaboran profesionalmente son una especie de reglamentación, recomendaciones, normativas y en general unas disposiciones (metidas más en un marco de compromiso social que una conminación al comportamiento moral de los ciudadanos. La gente del común tiene la tendencia a confundir o calificar de manera errónea el comportamiento social de dirigentes, políticos, figuras del deporte o de la farándula etc., por eso Javier Darío Restrepo nos habla sobre códigos éticos y códigos penales. La pregunta plantea el tema de la diferencia entre moral y derecho y propone la reflexión sobre un criterio corriente según el cual los códigos éticos resultan superfluos porque ya los códigos penales cumplen su mismo objetivo.

 

En consecuencia, la ética de la sociedad estaría implícita en los artículos del código penal. Una comparación de la naturaleza de los deberes éticos con la fisonomía propia de los deberes impuestos por las leyes de un estado, deja al descubierto grandes diferencias, suficientes para concluir que no hay identidad entre las esferas de la moral y del derecho.(¿ qué diferencia hay entre un código ético y un código penal ¿….Esas diferencias se pueden sintetizar en los siguientes puntos: Las normas de un código penal son decisiones de las autoridades, con las que se resuelven problemas cambiantes de la sociedad. Pueder ser modificada cuando esos problemas desaparecen y reemplazadas por otras que respondan a nuevas necesidades. En cambio la ética codifica aptitudes y tradiciones permanentes, fundadas en la naturaleza del hombre .Son tan inmodificables como esa propia naturaleza. El código penal es impuesto desde arriba por la autoridad de un gobernante; la ética surge desde abajo, desde la toma de conciencia que hacen los individuos sobre su naturaleza o la naturaleza de sus actividades. Los códigos penales dependen de la autoridad del estado que puede mantenerlos o cambiarlos según las necesidades de la comunidad, mientras que los códigos éticos nacen del buen sentido de la raza humana. SON LA EXPRESION DE SU CONCIENCIA.

Homenaje al MAESTRO JAVIER DARIO RESTREPO, faro y guía de lo que debe ser el periodista.