colombi

foto:  https://twitter.com/FCFSeleccionCol/status/1328834722538131457

 

Luego de que la Selección Colombia cayera 0-3 de local ante Uruguay y 6-1 en su visita a Ecuador, sonaron alarmas por la séptima posición del combinado ‘cafetero’ en la tabla de clasificación a Catar 2022, a tal punto que desde varios medios se empezó a cuestionar la gestión del entrenador portugués Carlos Queiroz, timonel del equipo nacional. 

Sin embargo, una situación similar, por no decir idéntica, se vivió en la Eliminatoria anterior, cuando en la cuarta fecha la Selección Colombia también tenía 4 unidades y era séptima, pues le había ganado 2-0 a Perú en Barranquilla, perdido 3-0 de visitante contra Uruguay, empatado 1-1 con Chile en Santiago y caído 0-1 como local ante Argentina en pleno Estadio Metropolitano. 

En esa oportunidad el técnico era el argentino José Pékerman, el mismo que en las actuales tendencias de redes sociales es extrañado por aficionados que le personan o pasan por alto su flojo comienzo de hace 4 años. 

Lo cierto fue que en ese entonces la escuadra tricolor logró reaccionar sin necesidad de descabezar a su timonel y pudo sumar lo suficiente para conseguir un tiquete directo a la Copa del Mundo de Rusia 2018. 

Ahora, cuando los titulares de prensa llaman a dar un timonazo para evitar que la clasificación se escape, hay que tener en cuenta que el cuadro ‘cafetero’ está a solo 2 unidades del quinto lugar, el que da derecho de ir al repechaje, y a los mismos 2 puntos del cuarto, plaza de clasificación directa. 

Sin embargo, lo prematuro de la competencia no es una invitación a relajarse, todo lo contrario: la Selección está en el momento indicado para levantar cabeza y en los 4 meses que vienen replantear sus próximas presentaciones, frente Brasil en Barranquilla y Paraguay en Asunción, ambas a finales de marzo de 2021.  

De los directivos y su frío análisis dependerá echar todo al piso, como medida de desespero, o respaldar el proceso. Eso sí, teniendo como premisa que el remedio no puede ser peor que enfermedad. 

Por ahora, cuerpo técnico y jugadores necesitan revisar lo acontecido, buscar los correctivos y llegar a acuerdos si es que no los hay adentro del plantel para que la palabra ‘equipo’ vuelva a identificar al país que están representando.  

 

EDWIN CAÑON

Asociado -  Acord Bogota