Luego de los dos partidos amistosos de la Tricolor en territorio asiático, los primeros bajo el mando del portugués Carlos Queiroz, y a pesar de que el balance es positivo, quedaron planteadas varias dudas en la nómina titular.

La expectativa por ver el desempeño de la Selección Colombia en la era de Queiroz era bien grande, no solo por lo que genera el cambio generacional, sino por el sistema táctico que quiere el estratega portugués.

Y como era lógico, al iniciar un nuevo proceso quedan algunas dudas, que el técnico debe ir solucionando en los próximos meses y antes del inicio de la Copa América de Brasil 2019. 

Para nadie es un secreto que uno de los puntos más vulnerables y críticos es la defensa, al igual que la zona de volantes, especialmente en lo que refiere a la marca.

 ¿Y LOS CENTRALES?

Después del Mundial de Rusia 2018, la dupla Dávinson Sánchez y Yerry Mina estaba consolidada, pero la falta de continuidad, lesiones y bajo rendimiento en sus equipos no les ha permitido tener la mejor temporada individualmente.

Tanto Sánchez como Mina llegaron a esta gira con algunas dudas y fueron titulares en los dos partidos. Sin embargo, solo el central del Tottenham Hotspur de Inglaterra, tuvo un desempeño parejo en los amistosos, mientras que el del Everton, se notó falto de distancia e incluso ante el juego contra Corea del Sur, en el que terminó lesionado el nacido en Guachené (Cauca).

La duda de quién será el ‘socio’ de Dávinson que aún más abierta, pues Jeison Murillo, quien ingresó en lugar de Mina, evidenció sus pocos minutos en Barcelona, demostrando falta confianza y precisión, hasta el punto que estuvo cerca de salir expulsado. 

La otra opción en el banco era William Tesillo, quien viene pasando un gran momento con el equipo León de México, pero no recibió la confianza de Queiroz en ninguno de los partidos. 

Otro nombre a tener en cuenta es Bernando Espinosa, jugador de experiencia, con regularidad en su club y que se adapta a los dos perfiles.

DUDAS POR LA IZQUIERDA

Después de Pablo Armero, no ha habido un lateral izquierdo que se consolide. Frank Fabra fue el que encontró más regularidad y Johan Mojica fue titular en el Mundial de Rusia, pero las lesiones de estos jugadores volvió a dejar en duda la posición y para este doblete de amistosos no se encontró la solución. 

Deiver Machado aportó poco en su partido con Japón y Cristian Borja, aunque estuvo mejor, no es lo suficiente contundente como para adueñarse de la titularidad.

 

SIN FÓRMULA EN LA MARCA

Queiroz rotó nombres y estilos en la dupla de volantes centrales. Ante Japón jugaron Jéfferson Lerma y Wilmar Barrios, dos medios de corte defensivo, y frente a Corea del Sur estuvieron Mateus Uribe y Gustavo Cuéllar, de mayor juego. 

Ninguna de las dos fórmulas tuvo un buen rendimiento y en general de lo que más sufrió la Tricolor fue de manejo de balón y creación. Quizás una dupla más equilibrada ayudaría a solucionar la carencia ofensiva de la Selección, con un volante de quite y otro de salida para asociarse con los extremos y James. 

Lo cierto es que estos cuatro nombres son sin duda los de mejor actualidad y los que seguirán en el proceso, lo que necesitan es acoplarse.