El pesista colombiano Luis Javier Mosquera tuvo que esperar cerca de dos años, para que la justicia deportiva le otorgara la medalla de bronce de los Juegos Olímpicos de Río 2016, luego de que se comprobara el positivo de dopaje del asiático Izzat Artykov.

Luego de recibir la presea gracias a su gran actuación en las justas de Brasil, Mosquera aseguró que es muy importante poder ver el fruto de todos los esfuerzos que había hecho para llegar a los Olímpicos de 2016. 

“Estoy muy contento porque es una bendición más en mi vida. La estaba esperando, se demoró un poco, pero esto es un impulso para seguir adelante, para seguir motivado y para seguir con las mismas ganas del enfrentamiento”, dijo el deportista. 

En cuanto a la descalificación de su contrincante, Mosquera aseguró que el tema del dopaje es muy serio en el deporte y que ahora lo importante será combatir esta problemática para los próximos eventos deportivos. 

El pesista colombiano de 24 años terminó en el cuarto lugar de la prueba de los 69 kilos que ganó el chino Shi Zhiyong, el 9 de agosto de 2016, pero nueve días después fue anunciado como bronce en dicha prueba porque el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en francés) descalificó al kirguís por dopaje. 

Artykov fue descalificado de la competencia después de dar positivo por estricnina, un estimulante prohibido por la Agencia de Control Antidopaje (Wada, por sus siglas en inglés). 
Mosquera levantó un total de 338 kilos, producto de 155 en el arranque y de 183 en el envión, un kilogramo menos que el kirguís, en la prueba que se disputó en el Centro de Convenciones Riocentro, de Río de Janeiro.

Sobre el caso de Artykov, Mosquera afirmó que: “estuvo mal lo que hizo Artykov, porque siempre se debe tratar de estar limpio y entrenar muy fuerte”.