Tokio 2020: unos Juegos sin espectadores extranjeros

Por AdminAcord 15 marzo, 2021 48

Estábamos a la expectativa acerca de qué iba a pasar con los Juegos, debido a que la pandemia no cede, a pesar de la vacuna y que día a día nos dicen que hay una cepa nueva, que está modificándose el virus, que en Inglaterra hay un brote nuevo o que en Brasil el virus se ha fortalecido o que han aparecido variantes más contagiosas en otros países.

El pasado 20 de marzo, luego de reunirse virtualmente el presidente del COI, Thomas Bach; el presidente del IPC, Andrew Parsons; la presidenta de Tokio 2020, Seiko Hashimoto; la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, y el ministro encargado de los Olímpicos, Tamayo Marukawa tomaron una decisión, que no debió ser nada fácil.

Tanto el Comité Olímpico Internacional como el Comité Paralímpico Internacional han respetado la decisión que el Comité Organizador Tokio 2020 tomó pensando en la seguridad de todos los participantes de los Juegos y en la población japonesa, pero que en realidad es un lastre.

La decisión es la de no permitir la entrada a Japón de espectadores extranjeros y que se reembolsen las entradas para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos compradas por residentes en el exterior.

rá sacrificios”.

“Pero también hemos dicho que el primer principio es la seguridad. Cada decisión debe respetar primero el principio de seguridad. Sé que nuestros aliados y amigos japoneses no llegaron a esta conclusión a la ligera. Junto con ellos, la principal prioridad del COI fue, es y sigue siendo organizar Juegos Olímpicos y Paralímpicos seguros para todos los participantes y, por supuesto, para nuestros amables anfitriones, el pueblo japonés”.

“Junto con nuestros medios de comunicación aliados, haremos todo lo posible para que los aficionados de todo el mundo puedan experimentar el espíritu olímpico. De esta manera, los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 serán la luz al final del túnel y una manifestación segura de paz, solidaridad y resistencia de la humanidad para superar la pandemia”.

Desde la elección de Tokio en 2013 como sede de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, las cinco partes se han estado preparando para los Juegos de Tokio 2020, con el objetivo de dar la bienvenida a los espectadores nacionales y extranjeros, aplaudir a los atletas y encarnar los valores de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

Actualmente, la situación del COVID-19 en Japón y en muchos otros países del mundo sigue siendo muy desafiante y han surgido varias cepas variantes, mientras que los viajes internacionales siguen estando muy restringidos a nivel mundial. Con base en esto y para dar claridad a los extranjeros que han comprado sus boletas y hoteles, y que tengan tiempo de ajustar sus planes de viaje en esta etapa, los japoneses han llegado a la conclusión que no podrán ingresar a Japón para asistir a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

Esta conclusión contribuirá aún más a garantizar Juegos seguros para todos los participantes y el público japonés. Lamentablemente, esta será la primera vez que desde 1896 se prohíbe la entrada a los espectadores extranjeros para proteger la salud de los atletas y los habitantes del país sede. El COI ha sido enfático en que todas las delegaciones deberán seguir el Playbook (Guia de Procedimientos) para permanecer seguros en todos los escenarios y demás espacios donde la familia olímpica se encuentre, y, además, ha anunciado que pagará las vacunas para los atletas, lo cual es una ayuda muy importante, especialmente para países donde el proceso de vacunación es aún incipiente.

Podemos decir que por el aspecto de salud, el tema ha sido cuidadosamente tratado con la intención de cuidar a los actores principales y a la población en general.  Sin embargo, ya se escuchan las protestas de los vendedores de boletas oficiales, que temen una quiebra, por cuanto deberán devolver el dinero a los extranjeros. Esto significa, un gran trabajo con los hoteles,  que ya han expresado que no devolverán la totalidad.

La presidenta de Tokio 2020, Hashimoto Seiko, muy comprometida con el evento dijo, “Continuaremos haciendo todo lo posible para ofrecer unos Juegos seguros y protegidos, con la esperanza de que los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 sean una luz de esperanza para las personas de todo el mundo”.

 

En muchos sentidos, los Juegos de Tokio 2020 serán completamente diferentes a todos los Juegos anteriores. Sin embargo, lo esencial de los Juegos se mantendrá sin cambios, pues todos sabemos que los atletas darán lo mejor de sí mismos e inspirarán al mundo con sus actuaciones sorprendentes y extraordinarias.

 

Tokio 2020 trabaja infatigablemente en planes específicos para garantizar en forma remota una excelente comunicación que permita al mundo unirse a través de los medios para ser testigo de estos inusuales, y ellos tienen la esperanza que a pesar de no poder asistir en forma presencial, los extranjeros apoyemos los Juegos siguiéndolos por televisión.

 

Por el otro lado está la realidad de los  agentes oficiales designados para vender paquetes a los fanáticos extranjeros para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, que habían solicitado que no prohibieran la entrada a los espectadores internacionales. Todo esto es una cadena de servicios, que desde la salida del extranjero hasta su llegada al país sede, su transporte, alojamiento y asistencia a los escenarios deportivos y culturales implica un paso atrás en toda la planificación, el esfuerzo realizado por unos y otros y, especialmente, las pérdidas para los proveedores de estos servicios.

 

Los agentes oficiales han protestado ante el gobierno japonés, y ante el COI han llegado hasta suplicar que no prohíban la entrada a los extranjeros, por las pérdidas económicas que podrían implicar esta decisión. Se estima que más de un millón de boletas se vendieron al extranjero y que habrá posibles reclamos, además de posibles disputas entre socios olímpicos y patrocinadores. En todo caso, la situación es complicada, por todos los negocios que se entrelazan.

 

Todo ello para decir que en los Juegos Olímpicos antiguos los espectadores que provenían de distintos lugares de Grecia y  el Mediterráneo llegaban por su cuenta, se sentaban a lado y lado a lo largo del estadio, sin pagar una boleta a un patrocinador o un stakeholder o un agente oficial, y si había pandemia, pues no había Juegos como sucedió en el año 430 a. C. que la peste arrasó con gran parte de la población de ática, cuando empezaba el segundo año de la Guerra del Peloponeso y deberían entrar a la Tregua Sagrada o Ekecheiría.

 

Así las cosas, los Juegos Olímpicos Tokio 2020 se celebrarán entre el 23 de julio y el 8 de agosto, y los Juegos Paralímpicos, entre el 24 de agosto y el 5 de septiembre, de este año 2021.

 

Que los dioses del Olimpo nos permitan finalmente verlos y que las pérdidas económicas no superen el espíritu olímpico, que debe unirnos para superar esta larga prueba del COVID 19, que mantiene en alerta al mundo enter

Noticia completa ver aquí

Tomado de la Revista Olímpica del COC

Fotos cortesía de Tokio 2020

Revista Olímpica del COC